Ir al contenido principal

Economía personal y minimalismo espiritual para mejorar tu vida

Gastamos más de lo necesario para ser felices y si seguimos siendo tan consumistas acabaremos con los recursos del planeta y con el medio ambiente en pocas décadas, es decir, debemos frenar el crecimiento económico que crece cuando se consume más y por suerte o por desagracia nuestro planeta es finito.
¿Debemos dejar nuestra economía en manos de los bancos y del sistema económico actual?
La respuesta es no, pero debemos usar el sentido común y aquí tienes algunos puntos que mejorarán tu economía si decides aplicar los consejos de Atma Govinda.
      1. Analiza tus gastos diarios, no sólo aquellos que suelen ser fijos como alquileres, luz, agua, etc, que siempre puedes intentar reducir el consumo para pagar menos, sino aquellos que no solemos analizar: Cuantas veces consumimos en bares, restaurantes, discotecas y las cantidades. Quizás la última copa, la última cerveza o el último café del día no son necesarios e incluso ni los saboreamos, quizás ya tengo mucha ropa y la última camiseta o zapatos tampoco eran necesarios... No significa que te conviertas en una tacaña o tacaño, sino que disfrutes y compres con plena consciencia, sin comprar de forma compulsiva como si fuera un robot consumista.
      2. Reduce cuando puedas los créditos de consumo que tengas e intenta no llevar encima tarjetas de crédito,sólo de débito.
      3. Analiza tus facturas de ocio y si verdaderamente le sacas todo su partido (netflix, spotify, si pagas gimnasio pero no vas...) y reduce, quizás estás viendo demasiadas series y películas y quizás un buen libro puede sustituir alguna plataforma de ocio que pagas cada mes.
      4. Se consciente de las necesidades personales y analiza si tus "bienes" son los que necesitas o los que alimenta el Ego (igual no necesito una casa con 4 habitaciones o quizás con un coche más pequeño y que consuma menos me iría mejor y gastaría mucho menos, igual en vacaciones podría cambiar un hotel de 4 estrellas por uno de 3).
      5. Analiza tu armarios, tus posesiones y vende y regala todo aquello que llevas más de dos años sin usar (lo mejor sería un año, pero se trata de crear hábitos).
      6. No compres caprichos innecesarios. Algún capricho te puedes permitir, algún gasto extra, pero siempre que tengas la economía personal saneada.
      7. Que el concepto minimalista lo veas como un divertido y emocionante juego, no como un castigo.
      8. Elimina o reduce tus vícios.
Una vida más sana y con menos vicios reduce nuestros gastos
Divide tus ingresos y gastos por cuentas bancarias o por una libreta o aplicación para tener todo bajo control.
  1. Una calculo real de gastos fijos que cubrirás lo primero.
  2. Una parte de tus ingresos destinado a reducir créditos y deudas.
  3. Una parte para ocio.
  4. Una parte para imprevistos.
  5. Una parte para alimentación y salud
  6. Una parte para gastos espirituales (ayudar ONGs, solidaridad, cuotas o donativos en tus centros o Ashrams...)
  7. Una parte para ahorro o pequeñas inversiones.
 Sobre todo analiza tus necesidades y tu nivel de vida y dedica el tiempo, el dinero y el esfuerzo en aquello que te proporciona bienestar y elimina aquello que compras porque está de moda, porque así puedes presumir, etc.
Aquí tienes algunos videos que te pueden ayudar a entender el concepto minimalista.

Comentarios

TOP DE LA SEMANA

Tecnología y Espiritualidad (Reflexión)

En el siguiente audio puedes escuchar la lectura de un pequeño texto y la reflexión de Atma Govinda sobre la era digital. Recuerda que puedes dejar tus preguntas, dudas, mantras, etc. en formato audio para que aparezca en el siguiente Podcast y Atma responderá o realizará una reflexión.

Abrir los 7 Chakras y la Glándula Pineal ¿Es posible?

En audio, videos, artículos y libros nos prometen que podemos abrir los 7 chakras e incluso que podemos despertar la glándula pineal, pero... ¿Es posible? Atma Govinda nos habla de ello en el siguiente audio gratuito. Pulsa sobre la imagen para acceder a su escucha.

Gente que quiere ser Rica . El Dinero y la Espiritualidad - Reflexión Atma Govinda

En esta " Era de Kali " nos encontramos con miles de páginas webs, videos, audios, conferencias y congresos que te prometen "hacerte rica o rico" para tener una vida plena. Millones de personas en el mundo consumen productos digitales, libros y cursos para ser millonarios. ¿Es el dinero la meta para estas personas? . El dinero es neutro, ni es bueno, ni es malo, dependerá siempre de su uso. Tu puedes gastar el dinero en vicios, invertir en armas, por poner algunos ejemplos, o también puedes destinar parte de tu dinero en ayudar a los más necesitados, en colaborar con nuevas iniciativas, plantar árboles o aportar donaciones a tu religión o creencia. "El dinero es energía y es tu energía interior quién dirige y le da forma a la energía del dinero". Pero el dinero es un medio para vivir en sociedad, todos tenemos que hacer frente a facturas, impuestos, comprar comida, etc. Pero otra cosa muy distinta es tener como único objetivo "ser rico

Sexo y Espiritualidad ¿Son compatibles?

El Celibato debería ser una decisión personal y no de las religiones. Personalmente respeto mucho e incluso admiro a aquella persona que decide no tener relaciones sexuales ni estar en pareja por su dedicación a Dios o a su camino espiritual. Pero tenemos que plantearnos algunas preguntas: ¿Es el Sexo pecaminoso o malo para el espíritu? Si Dios o el Universo nos han otorgado el sexo con placer, no debería ser malo, siempre, como en cualquier adicción, no centremos nuestras vida en el sexo. ¿Acaso es malo tener sexo, no como simple sistema reproductivo, sino como placer, si ambas personas (o incluso más en algunos casos), tienen un momento de disfrute personal?. La respuesta desde mi punto de vista es No. El sexo es algo natural siempre que se haga por voluntad propia. ¿Ser Célibe garantiza llegar a Dios o a la Iluminación? Para nada. Considero que si alguien quiere dedicar su vida a ser monje o sacerdote, su trabajo debe de ser interno y externo. Puedes no practicar sexo, pero dejar de